La piel y las estrías

Las estrías son un fantasma que persigue a todas las mujeres, especialmente a las mujeres embarazadas. Muchas se aterrorizan de sólo pensar en que su piel quede marcada por estas líneas a causa del estiramiento de la piel.

Las estrías son esas marcas sinuosas que pueden ser blanquecinas o rosáceas, incluso pueden llegar a ser violetas al inicio.

Salen a raíz del estiramiento de la piel que causa una lesión visible en la epidermis, la capa más superficial de la piel. Como afección cutánea, las estrías son más que todo un problema estético, no medico.

Las cremas antiestrías son frecuentemente usadas para prevenir las estrías, pero una dieta balanceada, especialmente alta en vitaminas A. E y C favorecen a que no se de ese daño sobre la piel.

Aparición de estrías

Las estrías son un mecanismo de reacción natural del cuerpo cuando se expone a ciertas circunstancias como lo es el embarazo o la pubertad. Puede preverse la aparición o reducir la visibilidad de las mismas con el uso de cremas antiestrías como por ejemplo el Trofolastin antiestrías.

Generalmente la aparición de las estrías es por el exceso de estiramiento que atraviesa el cuerpo, sin embargo, hay otras causas como la producción deficiente o excesiva de cortisol, el consumo de esta hormona como anabolizante también es causante de las estrías.

Aunque quizás las mujeres sean las que más se preocupan por esta afección cutánea no son exclusivas de la misma, la piel de los hombres también está propensa a la aparición de estrías.

Sí bien el embarazo es uno de los momentos en el cual las estrías pueden aparecer, luego de dar a luz la mujer debe seguir cuidando la piel con cremas antiestrías mientras que la piel del abdomen se reduce a la normalidad.

Durante la adolescencia en el proceso de crecimiento, especialmente en las chicas, las estrías suelen aparecer. En personas que entrenan y hacen ejercicio para el desarrollo muscular con exageración también pueden encontrarse las dichas estrías.

Y pues obviamente en los cambios drásticos de peso, la piel suele estirarse y romper las fibras de colágeno, de lo que resultan las no deseadas estrías.

Zonas de aparición de estrías

Realmente las estrías pueden encontrarse en cualquier zona donde la piel se haya estirado, sin embargo las zonas que almacenan grasas están más propensas a desarrollarlas, como:

  • Glúteos
  • Muslos
  • Caderas
  • Abdomen
  • Busto
  • Brazos
  • Piernas

Es importante tener claro que no son las únicas zonas donde puedan aparecer las estrías.