Las tarifas de los redactores freelance

Establecer tarifas siempre fue un problema para los freelancers, ya que al no estar ligado a una empresa hay factores a tener en cuenta además del tiempo invertido en el trabajo en sí. De cualquier manera, todo influye en el precio de los contenidos.

En ocasiones es una cuestión del mercado, ya que el mercado freelance es bastante amplio, pero también se trata de una cuestión de posicionamiento donde influye el factor de la demanda que tenga el redactor, aunque esto tiene un matiz importante.

El hecho de un redactor está mejor o peor posicionado no debería hacer la diferencia al momento de establecer precios, si bien se puede rebajar un poco los precios para conseguir los primeros trabajos, se debería abogar por establecer estrategias de marketing que lleven a ese posicionamiento, en vez de bajar los precios para poder tomar trabajos.

Al final la experiencia es lo que da la pauta en el establecimiento de precios y en cada caso es diferente, hay clientes que tienen un mejor presupuesto y se pueden permitir pagar y otros menos. El asunto es encontrar un equilibrio en todo lo que se haga y más en lo que se va a cobrar.

No debería diferenciarse por tipo de cliente, sino establecer un precio base y a partir de ahí negociar según las necesidades del cliente, ya que desde el vamos varía mucho tiempo el invertido, según de que tema se trate y cuan especializado este el redactor en ese tema, ya que en muchos casos por una cuestión de experiencia se tiende a trabajar más en ciertas temáticas que en otras y esto hace que se tome cierto expertise en el tema, lo que hace que se pueda realizar los encargos más rápido.

Las tarifas del redactor freelance, son una cuestión muy personal, aunque hay estándares en el mercado, que marcan ciertas pautas, aunque hay formas de especializarse y lograr escribir mejor, haciendo textos que no sólo sirven como información, sino que también sean útiles en una estrategia de marketing, que sirva como tracción para llegar a las personas y que sea estratégico, ante todo.

Como en todo, lo mejor es tener una mirada holística del asunto y analizar costos y beneficios, la redacción se trata de una inversión por parte de clientes que quieren lograr objetivos, con lo cual hay mercado para todo y para todos, sin dudas.

 

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *